Estudio Bíblico No. 6.- El dragón y sus ángeles

“Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles” Apocalipsis 12:7

¿Existe el diablo y los demonios?...¿fueron creados por Dios?

El diablo y sus demonios no solo que existen sino que se hallan activos.
Las Escrituras sin embargo nos enseñan que originalmente Dios no los creó así; más bien, como ángeles o seres angelicales espirituales santos.
Al participar en la rebelión contra Dios, liderada por Lucero, se convirtieron en demonios. Mucha gente ignorando la Biblia, piensa que el diablo es solo producto de la imaginación de personas aficionadas a los cuentos de terror. Piensan que tomar en serio la existencia del diablo es propio de personas supersticiosas e ignorantes por lo que encontrándonos en pleno siglo XXI debe dejarse de lado todo este tipo de creencias.
¡Nada más falso! ¡Precisamente es así como e! diablo o Satanás desea que lo consideren! Aprovechando la ignorancia de las Escrituras engaña a diestra y siniestra a los seres humanos y lamentablemente aún a cristianos evangélicos descuidados en su vida espiritual.
Por tanto es preciso que conozcas cómo la Palabra de Dios identifica con varios nombres al mismo nefasto personaje, enemigo mortal de las almas.
Lo llama: Satanás, diablo, Serpiente antigua, Dragón.
En Apocalipsis 20:2 dice: “Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años”.
Asimismo la Palabra de Dios, revela que originalmente Satanás, era un ángel príncipe conocido con el nombre de Lucero y fue creado por Dios con muy extraordinaria belleza.
En Ezequiel 28:12-19 dice: “Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. 13En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. 14Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. 15Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad. 16A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. 17Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti. 18Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran. 19Todos los que te conocieron de entre los pueblos se maravillarán sobre ti; espanto serás, y para siempre dejarás de ser”.
En Isaías 14:11-20 dice: “…12¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones…”.
A través del relato bíblico discernimos que Lucero tenía un oficio dado por Dios y era la de guardián en el monte de Dios. Se lo menciona como querubín protector. Luego vino su rebelión contra el Dios Todopoderoso, cuando se halló que quería ser como Dios y en su caída engañó a la tercera parte del ejército del cielo o ángeles que en su desobediencia a Dios se convirtieron en ángeles caídos o demonios.
En el libro de Apocalipsis se menciona a las estrellas como ángeles.
En Apocalipsis 12:4 dice: “Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese”.
En Apocalipsis 1:20 dice: “El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias”.
En el huerto de Edén, tentó e hizo caer en pecado contra Dios a la primera pareja de seres humanos, Adán y Eva, arrebatando al hombre lo que en derecho le pertenecía. Por ello es conocido como padre de mentira, ladrón y homicida. La humanidad incrédula o sin Cristo se encuentra bajo la potestad de Satanás.
En Juan 8:44 dice: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla porque es mentiroso y padre de mentira”.
Tanto fue el amor de Dios por el ser humano que envió a su amado Hijo Jesucristo para derrotar al enemigo de las almas en la cruz del Calvario y así restaurar lo que el diablo había quitado con engaño. Los que por la fe, aceptan esta victoria ganada por el Señor, nacen de nuevo.
En Juan 3:16 dice: “16Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.
En Juan 10:10 dice: “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”.

¿Entonces…toda la humanidad se encuentra engañada por el diablo?

La humanidad perdida, sin esperanza y sin Dios.
En 2 Corintios 4:4 dice: “En los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios”.
Por eso es que, la Palabra de Dios identifica al diablo también como "dios de este siglo". Cuando la persona se convierte al Señor Jesucristo, la luz del evangelio resplandece en su mente y con la plena guía del Espíritu Santo de Dios puede comprender las Escrituras e identificar al diablo y sus artimañas.

¿Qué significa los nombres diablo y Satanás?

El término diablo deriva del griego que significa "calumniador". El término Satanás deriva del hebreo que significa "adversario".
Desde su caída por rebelión contra Dios es el primer enemigo o adversario de Dios, y por tanto odia lo que más ama Dios, su creación por excelencia: el hombre.
La Biblia enseña que desde el principio de la humanidad fue y lo sigue siendo hasta el final del tiempo presente, el peor y mortal enemigo del pueblo de Dios.
El odio que tiene al ser humano es para destrucción y junto a la actividad de sus demonios o ángeles caídos trata de que el mayor número de hombres y mujeres posible terminen en e! infierno o lago de fuego.
La Palabra de Dios, enseña que, Satanás, fue el que tentó al Señor Jesucristo, en el desierto y al inicio mismo de su ministerio.
En Lucas 4:1-13 dice: “1Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto 2por cuarenta días, y era tentado por el diablo. Y no comió nada en aquellos días, pasados los cuales, tuvo hambre. 3Entonces el diablo le dijo: Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan. 4Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios. 5Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. 6Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. 7Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos. 8Respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás. 9Y le llevó a Jerusalén, y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo; 10porque escrito está:
A sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden; 11y, En las manos te sostendrán,
Para que no tropieces con tu pie en piedra. 12Respondiendo Jesús, le dijo: Dicho está: No tentarás al Señor tu Dios. 13Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo”.
Intenta por todos los medios neutralizar el evangelio del Señor Jesucristo arrebatando la buena semilla sembrada en los corazones.
En Mateo 13:18-19 dice: “Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador: 19Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino.
Sin embargo, la grande misericordia de nuestro amado Dios en Jesucristo Nuestro Señor frustra las artimañas del maligno y sus demonios.
En 1 Juan 3:8 dice: “El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo”.
La Biblia enseña que Nuestro amado Señor Jesucristo venció al diablo o Satanás y sus demonios en la cruz del Calvario, cumpliendo así la primera promesa registrada en la Biblia, de que de la simiente de la primera mujer vendría el Salvador del mundo, que pisaría la cabeza al diablo.
En Génesis 3:15 dice: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar”.
Ciertamente nuestro Dios prometió que Jesucristo que es de la simiente santa nacería de una mujer virgen y que sería herido como lo fue en la cruz del Calvario, cumpliéndose cuando dice: …y tú le herirás en el calcañar”.
Sin embargo el Padre lo resucitó de los muertos para vencer y destruir a Satanás y sus demonios, al pecado y la muerte y salvar de esta manera a la humanidad, por lo que se cumplió cuando dice: …ésta te herirá en la cabeza”.
En Colosenses 2:13-15 dice: “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, 14anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, 15y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz”.
Sin embargo Satanás y sus demonios, pese a estar derrotados, todavía cuentan con un mortal poder de engaño., con el que seducen a los seres humanos, induciéndoles a todo tipo de pecado.
En Hebreos 13:3 dice: “Antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado”.
Otro nombre con que la Biblia identifica a Satanás es "serpiente antigua".
En Apocalipsis 19:20 dice: “Fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.
Esto porque en el huerto de Edén utilizó el cuerpo de una serpiente para engañar a la primera mujer, Eva.
En Génesis 3:1 dice: “Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?”.
En 2 Corintios 11:3 dice: “Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo”.
Sin embargo, si bien el enemigo de las almas tiene poder, está limitado hasta donde el Señor lo permita.
Por ello es necesario conocer las armas espirituales que el Señor pone a nuestra disposición.

¿Qué armas espirituales enseña la Palabra de Dios para hacer frente al diablo y sus demonios?

La Palabra de Dios menciona entre otras, cuatro armas espirituales que debes considerar seriamente para hacer frente al diablo y sus demonios.

• El nombre del Señor Jesucristo
Nuestro amado Señor Jesucristo concede a todo aquel que lo recibe en su corazón como Señor y Salvador en el nuevo nacimiento, la autoridad que da su poderoso nombre.
En Marcos 16:17 dice: “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas”.
En Filipenses 2:9-11 dice: “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”.

Por ello el enemigo de las almas Satanás y sus demonios ¡tiemblan! delante del Nombre que es sobre todo nombre: ¡el Nombre de Jesús!
Pero es necesario que recuerdes que solo aquellos que hayan participado del nuevo nacimiento y por lo tanto son hijos de Dios, pueden utilizar con autoridad el Nombre sobre todo nombre; y para la gloria y honra del único merecedor de toda honra y toda gloria ¡Nuestro Señor Jesucristo!

• La poderosa Palabra de Dios
Definitivamente es necesario que escudriñes la Palabra de Dios, para que evites el ser engañado por las artimañas del diablo y sus demonios. Nunca te olvides que la Biblia lo descubre al enemigo de las almas y enseña la forma de hacerle frente.
Un pasaje muy importante es el que hace mención a la armadura de Dios.
En Efesios 6:11-17 dice: “11Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 13Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. 14Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, 15y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. 16Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. 17Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios”.
En este pasaje se menciona el yelmo de la salvación para la cabeza; la coraza de justicia para el cuerpo; el cinto de la verdad para la cintura o lomos; los calzados del evangelio de la paz para los pies; el escudo de la fe para evitar los dardos de fuego del maligno y por último la espada del espíritu que es la Palabra de Dios.
En Hebreos 4:12 dice: “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”.
El enemigo de las almas, odia intensamente la Palabra de Dios, porque es la que lo descubre a él y sus demonios. La Biblia nos enseña la forma de hacerles frente, echarlos fuera, resistirlos. Nos ayuda a discernir en el Espíritu las artimañas y los engaños que utilizan para esclavizar a las personas que no conocen al Señor. Nos guía a conocer la verdadera voluntad de Dios frente a los esfuerzos del diablo de ocultarla.
Jamás te olvides que ¡JESUCRISTO ES EL VERBO QUE DA VIDA!
En Juan 1:1-3 dice: “1En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2Este era en el principio con Dios. 3Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho”.
Es decir la Palabra viva y verdadera. Por ello se hizo conocer como el "pan de vida".
En Juan 6:35 dice: “Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás”.
Por ello, cuando creernos de corazón en la Palabra de Dios y la obedecemos llega a ser en nuestras vidas tan poderosa y efectiva.
Satanás ha tratado a través de los siglos de evitar que la lean y sobre todo que la obedezcan; sin embargo, y por la misericordia del Dios Todopoderoso cientos de miles de cristianos verdaderos a través de los siglos han encontrado y otros lo siguen haciendo aún hasta la venida del Señor, la vida eterna en Cristo Jesús, Señor Nuestro.
En Romanos 10:17 dice: "Así que la fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios".

• La preciosa sangre de Jesucristo
¡Tremenda y poderosa arma contra las asechanzas del enemigo!
La Palabra de Dios nos enseña que fue en la cruz del Calvario donde nuestro amado Señor Jesucristo venció al diablo y sus demonios, al derramar su preciosa sangre por nosotros nos rescató de nuestra vana manera de vivir. Cuando dice nos rescató significa nos compró. Por tanto desde el momento que lo recibimos como Señor y Salvador de nuestras vidas le pertenecemos a El.
Definitivamente es muy importante conocer el poder de la sangre de Cristo para hacer frente a las huestes de maldad. Cuando invocamos por el Espíritu la preciosa sangre del Señor Jesús, los demonios huyen, las tinieblas retroceden y se disipan, el infierno mismo tiembla y el pueblo del Señor tiene la victoria.
En Apocalipsis 12:11 dice: “Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte”.
En 1 Pedro 1:18-19 dice: “Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, 19sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación”.

• La guía del Espíritu Santo de Dios
La forma efectiva para conocer las artimañas de Satanás y sus demonios es a través de buscar ser guiado por el Espíritu Santo de Dios.
La Palabra de Dios alerta que la forma que siempre utiliza el enemigo de las almas para destruir a los seres humanos es por excelencia el engaño. Con certeza se puede decir que Satanás es el mayor engañador que existe, para lograr sus propósitos de matar, robar y destruir. Nuestro Señor Jesucristo lo identifica como "padre de mentira".
En Juan 8:44 dice: “44Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira”.
Por ello, nuestro amado Dios a través de su Espíritu Santo nos guía a toda verdad.
En Juan 16:13 dice: “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir”.
Por el Espíritu Santo, recibimos la unción. La unción es el Espíritu Santo.
En 1 Juan 2:27 dice: “Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él”.
A través de ella somos enseñados a diferenciar lo que es de Dios y lo que no lo es.
Nos ayuda a discernir o diferenciar lo santo de lo profano, lo que es espiritual de lo que es carnal.
Por el maravilloso don que viene del Espíritu Santo que es el discernimiento de espíritus nos permite discernir el tipo de espíritus inmundos que pueden estar operando en nosotros y de esta manera pedir al Señor por liberación así como ayudar a otros en el mismo propósito de liberación.
En 1 Corintios 12:10 dice: “A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas”.
Pueden ser espíritus inmundos de celos, odio, rencor, resentimiento, amargura etc. y que utilizando las obras de la carne, se manifiestan en la persona buscando su destrucción y que se aparte de Dios único y verdadero.
En Gálatas 5:19-21 dice: “19Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, 20idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, 21envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios”.
Definitivamente la Biblia enseña que los verdaderos hijos de Dios son aquellos guiados por su Espíritu Santo.
En Romanos 8:14 dice: “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios”.
================================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada